octubre 1, 2020

|

por: granaluz_wp

|

Categorías: Uncategorized

Almacén autoportante: Todo lo que debes saber

Un almacén autoportante es una solución de almacenaje en la que las estanterías metálicas, además de soportar la carga de los productos, forman un conjunto compacto con la propia estructura del almacén (cubiertas y laterales). De aquí le viene su nombre, ya que son las propias estanterías las que soportan la cubierta, los parámetros verticales y las instalaciones que forman el propio almacén, sin la necesidad de contar con pilares o vigas. De esta manera, al convertirse las estanterías en el propio soporte del edificio se evita la obra civil tradicional.

¿Cuáles son las ventajas de los almacenes autoportantes?

El almacén autoportante se convierte en la mejor opción cuando se necesita aprovechar toda la altura del espacio disponible. Ya sea porque se cuenta con una gran mercancía o stock en el almacén, o se dispone de menos espacio de almacenaje del necesario.

Además, ya que la altura que se puede construir solo depende de las normativas locales o del alcance de los medios de manutención empleados, este tipo de almacén permite superar los 45 metros de altitud, algo que resultaría más complejo y costoso con construcciones tradicionales.

Otra de las ventajas de este tipo de almacenes es que al no tener que hacerse una obra de construcción propiamente dicha, las empresas pueden instalarse rápidamente en cualquier ubicación, ganando un tiempo muy valioso. De la misma manera, al ser una estructura formada por elementos estándar de estanterías, también pueden desmontarse con facilidad.

Como ya hemos comentado el almacén autoportante es una estructura prediseñada que no supone un coste tan elevado como una construcción tradicional, junto al equipamiento que requiere este tipo de construcción.

Por otro lado, las mercancías de estos almacenes pueden manipularse tanto con sistemas convencionales, como las carretillas manuales, como con sistemas automatizados, que son los más demandados.

Los almacenes autoportantes también permiten, por norma general, configurar las estanterías en función de las necesidades de cada empresa. De esta manera las estanterías se pueden adaptar a la mercancía en función de la altura y anchura, o la capacidad de carga por balda.

Esta solución constructiva también será recomendable para cámaras de refrigeración o congelación, sobretodo cuando se combine con sistemas de manutención automáticos.

¿Por qué un almacén autoportante es una buena opción?

En resumidas cuentas, la principal ventaja de estos almacenes es el ahorro de costes que permite su instalación en comparación con el resto de soluciones más tradicionales en las que además hay que añadir soluciones de estanterías metálicas aparte. Además, la automatización de estos equipos genera una gran rentabilidad cuando hablamos de proyectos a una altura considerable y a partir de una cantidad significativa de almacenaje.

Otras alternativas y tipos de almacenes

Aunque los almacenes autoportantes tengan unas ventajas más que interesantes y sean la mejor solución en determinados casos, esto no quiere decir que siempre sean la alternativa más favorecedora. De hecho, se trata de una opción que suele restringirse exclusivamente a situaciones en las que se necesita una solución rápida y segura para almacenar grandes cantidades de mercancía.

Cuando no existe esta necesidad y se cuenta con un almacén tradicional, lo ideal es contar con estanterías metálicas adaptas al espacio y al tipo de carga. Por otra parte, la paletización será la opción más adecuada para guardar importantes cantidades de mercancía en palets.

En cualquier caso, los profesionales de Granaluz estarán encantados de asesorarte para encontrar el sistema de almacenaje más adecuado para tu empresa. En nuestra empresa de estanterías en Granada diseñamos, fabricamos y comercializamos todo lo relacionado con el mundo del almacenaje y la logística. Además, realizamos transformaciones metálicas a medida, utilizando herramientas de última generación.