diciembre 17, 2020

|

por: Granaluz

|

Categorías: Sin categorizar

Almacenamiento en bloque. Conoce sus ventajas y desventajas

El almacenamiento en bloque es uno de los métodos más empleados para apilar mercancía y ahorrar espacio en el almacén. Pero como todo sistema de almacenamiento, este tiene sus pros y sus contras. ¿Los conoces?

¿En qué consiste el almacenamiento en bloque?

El almacenamiento en bloque o almacén compacto, consiste en el apilamiento de la mercancía la una sobre la otra, sin requerir estanterías móviles ni ningún otro sistema de almacenaje. Ya que en este tipo de almacenamiento los paquetes de mercancía se colocan directamente en el suelo, en forma de bloques compactos (de ahí su nombre).

El uso de este sistema puede ser eficaz tanto para productos paletizados como para no paletizados. Y por norma general se suelen apilar los bloques en filas, dejando entre sí pasillos para facilitar el paso de los trabajadores y la maquinaria.

Para colocar la mercancía se utilizan carretillas elevadoras o transpaletas manuales que se encargan de ir depositando los pallets directamente sobre el suelo. De esta forma, conforme van llegando nuevas mercancías se van acumulando en pilas hasta superar la altura de almacenamiento máxima.

Para controlar mejor el stock del almacén y facilitar el trabajo de los operarios, se recomienda que en cada fila se ubiquen solo pallets de una misma referencia.

¿Qué determina la altura máxima del almacenamiento en bloque?

El nivel de apilamiento de los almacenes en bloque está determinado por una serie de factores:

-El peso de las cargas que conforman los bloques

-La altura del almacén

-La estabilidad de la carga

-Los límites de seguridad que fije la normativa

-Las condiciones de los pallets

-El clima y las condiciones climatologías adversas cuando hablamos de almacenes al aire libre. Ya que agentes como la lluvia o el aire pueden debilitar los pallets o ablandar las cargas.

En cualquier caso, el nivel de apilamiento debe ser el adecuado para garantizar la seguridad, tanto de los empleados, como de la propia mercancía.

Las ventajas del almacenamiento en bloque

Este sistema de almacenamiento ofrece grandes beneficios a las empresas. El principal motivo para apostar por esta manera de almacenar la mercancía es su bajo coste. Ya que se trata del sistema más económico al no requerir infraestructuras ni equipos sofisticados.

Además, se trata de un sistema de almacenaje flexible, que permite la reducción de pasillos cuando es necesario. Por otro lado, permite un mejor control visual del stock, aunque el recuento de los artículos puede complicarse por la manera en la que se encuentren compactados.

Contras del almacenamiento en bloque

Muchas veces las desventajas del almacenamiento en bloque hacen que las empresas terminen apostando por otras soluciones de almacenaje como nuestras estanterías sin tornillos.

Entre otras cosas, hay que tener en cuenta que se trata de un sistema que solo se recomienda para almacenaje de baja densidad. Además, al encontrarse en bloque y las unas sobre las otras, la mercancía resulta más difícil de recontar por los operarios.

Por otro lado, esta forma de almacenamiento no es precisamente la más eficiente, ya que para llegar a las cargas inferiores siempre se tendrán que retirar los niveles inferiores. Esto también hace que puedan quedar crearse espacio que no sean utilizados de la manera más efectiva hasta que no se vacíe un carril al completo.

Finalmente, se tendrá que valorar que esta forma de almacenamiento puede impedir que determinados productos se encuentren en las condiciones óptimas de ventilación.

Por todo esto, y aunque existan otras formas de almacenamiento que ofrezcan mejores resultados, el almacenamiento en bloque puede ser muy buena opción para mercancías en tránsito, antes de proceder a su distribución y siguiente almacenamiento definitivo.