octubre 8, 2020

|

por: granaluz_wp

|

Categorías: Uncategorized

¿Cómo ordenar una cámara frigorífica?

Si el orden es importante en cualquier tipo de almacén o despensa, en una cámara frigorífica lo es aún más. Ya que en este caso no hablamos de un sistema de almacenamiento de mercancía al uso. Sino que en este tipo de cámaras está en juego el estado y seguridad de los alimentos. Por lo que saber cómo ordenar una cámara frigorífica de forma adecuada nos permitirá, entre otras cosas, evitar problemas de contaminación cruzada.

Para conseguirlo, en Granaluz disponemos de soluciones de almacenamiento a medida, incluidas nuestras estanterías sin tornillos, que además de ser económicas y tan resistentes como las actuales medias cargas, resultan más fáciles y rápidas de instalar.

Tips para ordenar una cámara frigorífica teniendo en cuenta la contaminación cruzada

La contaminación cruzada es un proceso por el que los alimentos crudos o cocinados resultan contaminados por el contacto de sustancias ajenas. Un contacto que en estos casos a menudo está motivado por no saber cómo ordenar una cámara frigorífica, lo que motiva que las bacterias puedan transferirse de un producto a otro.

El mayor peligro lo encontramos en los alimentos crudos provenientes de aves, carnes, pescados y huevos. Por lo que a la hora de ordenar una cámara frigorífica lo más adecuado será que estos alimentos ocupen las zonas más bajas, procurando siempre que no estén cerca de otros alimentos. De esta forma se evita la contaminación por contacto y el exudado durante la descongelación de estos productos.

Esto es algo que suele cumplirse siempre en las cámaras frigoríficas industriales, pero que por falta de espacio puede pasar desapercibido en locales de hostelería.

¿Dónde colocar cada tipo de alimentos en una cámara frigorífica?

En cuanto a los alimentos cocinados, listos para descongelar y consumir, deben ocupar las baldas superiores de las estanterías de almacenamiento. Ya que en estos casos que los productos han pasado por un tratamiento térmico, resultará más peligroso si entran en contacto con alimentos crudos.

Si vamos a guardar frutas y verduras en la cámara frigorífica hay que tener en cuenta que tampoco se someterán a ningún tratamiento térmico posterior, por lo que la contaminación también resultaría más peligrosa. Por este motivo lo ideal es que estén bien protegidas, por ejemplo en una zona especial para ellas, en la que no se mezclen con el resto de alimentos. En el caso de tener que compartir zona de almacenaje con otros alimentos, mejor que sea con los ya cocinados, en la parte superior (para evitar que caigan restos de alimentos crudos sobre ellas).

Por su parte, los huevos podrán ir en las partes menos frías, como las centrales o las superiores.

Consecuencias de no ordenar una cámara frigorífica de forma adecuada

La desorden dentro de una cámara frigorífica puede tener importantes consecuencias negativas.

Por ejemplo, puede provocarse una obstaculización del flujo de aire frío y dejar de funcionar como debería. Por esto hay que prestar atención al flujo de aire interno, colocando las estanterías de almacenamiento, cajas de almacenaje y productos de tal manera que no interrumpan la circulación térmica de la cámara.

Además, los productos que se coloquen en la salida de la cámara frigorífica tendrán una temperatura más alta que otros que se encuentren más alejados. A veces, cuando esto está controlado, puede usarse a conveniencia, colocándose los alimentos que necesitan temperaturas más bajas en las zonas de mayor flujo y viceversa. Sin embargo, colocar los productos de manera inconsciente puede crear obstáculos en las salidas del aire, deteriorando el producto y dañando los equipos refrigerantes de la cámara.

Entre las consecuencias negativas de un mal orden en la cámara frigorífica encontraríamos el problema de la contaminación cruzada del que ya os hemos hablado.