agosto 14, 2020

|

por: granaluz_wp

|

Categorías: Uncategorized

Diferencias entre el método LIFO y FIFO

Cuando se trabaja en un almacén, además de disponer de las estanterías industriales adecuadas y de intentar mantener toda la mercancía lo más ordenada posible con nuestras soluciones de almacenaje y logística a medida, es fundamental utilizar un buen método de gestión de mercancía. Aunque existen muchos modelos y sistemas, los más utilizados son el método LIFO y FIFO. ¿Los conoces? Te contamos sus diferencias.

LIFO como método de valoración de existencias

El método LIFO tiene su origen en la expresión en inglés ‘Last In, First Out‘. Lo que significa que el último producto en entrar, es el primero en salir. Por lo que se trata de un sistema exclusivamente indicado para mercancía no perecedera o que no pierda valor con el paso del tiempo. Por ejemplo, es muy socorrido en el sector de materiales de construcción.

La ventaja principal de este método para gestionar mercancías es que evita mover los productos en el almacén. Ya que conforme llega el stock, éste se va apilando directamente y de forma accesible en las estanterías de almacén. De igual forma, cuando se le va a dar salida al stock, se le da salida a aquella que llegó la última. Por lo que se ahorra tiempo de gestión de mercancias.

Por otra parte, el método LIFO es también un criterio de valoración de existencias inventarios que valora las existencias vendidas al precio de las unidades más reciente. Este inventario puede ser tanto de productos de la empresa, como de las materias primas con las que se trabaja o los componentes necesarios para la producción. En este sentido, las ventajas de los inventarios valorados mediante el criterio LIFO es que muestran una imagen más fiel y realista de las empresas, puesto que venden los productos ‘más nuevos’.

Sistema ‘first in first out’ o método FIFO

La traducción de ‘first in, firt out’ es que lo primero en entrar, es lo primero en salir. Y es precisamente esta la filosofía del tipo de gestión de inventario del método FIFO. Es decir, que lo primero que entra en el almacén, es lo primero que sale.

Se trata pues, de uno de los métodos más utilizados cuando se trabaja en el almacenaje de productos perecederos, como es el caso de la alimentación, tanto en almacenes, como en las estanterías de los supermercados. También se aplica a otros sectores cuyos productos puedan quedar obsoletos en un periodo de tiempo, por ejemplo el de farmacia o la cosmética.

La principal ventaja del método FIFO es que resulta el más adecuado para que la mercancía no pierda valor al caducar, evitando así pérdidas parciales y totales.

Sistemas de almacenaje para el método FIFO

Cada método de gestión de mercancías necesita un sistema de almacenaje que se ajuste a sus peculiaridades y necesidades. Por eso, en Estanterías Granaluz diseñamos, fabricamos y comercializamos cada uno de nuestros proyectos de almacenaje a medida. Dejando previstos todos y cada uno de los factores que intervienen en las instalaciones con la solución más adecuada a cada una de las situaciones para que tanto nuestros clientes finales como nuestros distribuidores tengan plena satisfacción con el resultado final.

Para el método FIFO existen muchos sistemas de almacenaje industrial diferentes. Aunque todos ellos tienen que contar con un pasillo de carga, y otro de descarga de mercancías.

Sistemas de almacenaje más adecuados para el método LIFO

En este caso, lo ideal también es contar con unas soluciones de almacenamiento a medida, ya que son las que consiguen adaptarse al 100% a las necesidades de cada empresa.

La principal característica de este método a la hora de buscas sistemas de almacenaje es que la zona de carga y descarga de mercancía es la misma. Por ejemplo, son habituales las estanterías dinámicas, las estanterías compactas y las estanterías metálicas de paletización.