septiembre 17, 2020

|

por: granaluz_wp

|

Categorías: Uncategorized

¿Qué es la logística inversa?

La logística tradicional se encarga de gestionar el proceso que siguen los productos desde el fabricante, hasta el consumidor. Sin embargo, los modelos de negocio han cambiado de manera considerable en los últimos años, ganando protagonismo el comercio electrónico. Ante estos cambios, la logística inversa es cada vez más popular.

En Granaluz contamos con las mejores soluciones de almacenamiento, con las que las empresas conseguirán políticas de devoluciones más eficientes: Estantería sin tornillos, estanterías móviles, estanterías ranuradas, etc.

¿En qué consiste la logística inversa?

Mientras que en la logística directa el producto va desde el fabricante o proveedor hasta el cliente, en la logística inversa este proceso se da al revés. Es decir, cuando el consumidor o cliente quiere devolver algo al fabricante o proveedor del producto.

No obstante, este tipo de logística no sólo se centra en devoluciones y retornos de productos por parte de los consumidores o clientes. La logística inversa se utiliza también para gestionar residuos, recuperar embalajes originales en la venta electrónica, reutilizar materias primas o reciclar materiales.

Por tanto, esta logística además de hacer frente a la gran cantidad de productos que los clientes finales demandan por Internet o teléfono, fomenta un comercio más preocupado por el impacto ambiental. Para ello, ésta trata de desarrollar productos y procesos menos perjudiciales para el medio ambiente. Por ejemplo, apostando por el reciclaje y la reutilización de materias primas, aspectos de gran importancia para reducir el impacto medioambiental.

Además, al dar un otro uso a los productos, se emplean las mismas materias primas para fabricar otros productos nuevos. Esto permite disminuir los costes de fabricación, ahorrar energía y contaminar menor.

La logística y el comercio electrónico

La mayoría de tiendas online opta por ofrecer sus productos a los consumidores finales de manera directa, sin la necesidad de que exista ningún intermediario. Pero este proceso requiere que los comercios ofrezcan también el derecho de devolución. Es en este punto donde entra el juego el papel de la logística inversa y su relación con el comercio electrónico.

Para estas empresas, ofrecer unas condiciones de envío y devolución favorables supone un valor diferencial importante. Por este motivo las compañías de comercio electrónico tratan de ofrecer a sus clientes plazos de entrega cada vez menores y plazos de entrega ampliados.

Contar con una logística inversa más eficiente, que reduzca costes y tiempos de gestión, se traduce en tener consumidores más satisfechos y fieles con la empresa y sus productos. Especialmente si el cliente ha recibido un producto defectuoso o con el que no quede satisfecho.

Por tanto, este tipo de logística tiene un valor mucho más importante para el sector e-commerce que para el tradicional, ya que es una forma muy efectiva de asegurar que los clientes queden satisfechos con el servicio ofrecido. Por ejemplo, se trata de una logística vital en el sector textil, ya que es más difícil que las prendas de ropa se ajusten a las necesidades de los clientes.

Mejorar la gestión de las devoluciones

Como decíamos, para las empresas es fundamental ofrecer una buena política de devoluciones. Por eso es importante dedicar una parte del almacén específicamente para gestionar las devoluciones. O bien contar con un espacio de almacenaje exclusivamente para las devoluciones.

Cuando estos productos llegan al almacén, los operarios deben examinar el estado de éstos y comprobar los motivos por los que se han devuelto. Tras este proceso el profesional deberá verificar si el producto está listo para su venta a otra persona o si por el contrario hay que retirarlo o repararse.

Después de comprobar esto, es el momento de almacenar los productos. Para hacerlo de la manera más eficiente y aprovechar al máximo el espacio deben elegirse las opciones de almacenamiento más adecuadas: Estanterías de cargas medias, estanterías para pesos pesados o estanterías de cargas ligeras.

Estas estanterías metálicas, además de ser muy resistentes y económicas, son muy sencillas de montar, especialmente si optas por nuestras estanterías sin tornillos. Por otro lado, se adaptan al tamaño disponible y pueden ampliarse gracias a sus módulos y estantes.