febrero 25, 2021

|

por: Granaluz

|

Categorías: Sin categorizar

Tipos de stocks en empresas

La gestión de stocks no solo es importante en empresas de logísticas con grandes almacenes. Cuando se tiene una tienda online, o una tienda física, gestionar los distintos tipos de stocks de forma adecuada es necesario para reducir los costes que derivan del mantenimiento de inventarios. Además, una buena gestión del stock permitirá a tu empresa que los productos lleguen a sus clientes en el momento adecuado y en buen estado.

Para analizar el stock, en primer lugar es importante dividirlo en distintas categorías atendiendo a diferentes factores como su función, la fecha de caducidad o la organización operativa.

Puede interesarte:

¿Qué es el stock teórico?

Clasificación del stock según su función

Las existencias de una empresa pueden tener distintas funciones. Los tipos de stocks según su función son:

Stock de seguridad. Se trata de las existencias de una empresa previstas para circunstancias extraordinarias. Por ejemplo, un exceso de pedido o un retraso en la recepción de nueva mercancia.

Stock de alerta o stock mínimo. Este stock se utiliza como indicador para avisar que ha llegado el momento de reponer. Este stock debe ser algo superior al stock de seguridad. Si llegamos a este stock será el momento de no esperar más para pedir a los proveedores. Ya que de lo contrario podríamos recibir pedidos imposibles de responder.

Stock máximo. Además del stock mínimo, también existe un stock máximo. Este stock indica la cantidad máxima de productos que podemos almacenar. Es importante controlarlo, ya que tener un nivel demasiado alto de stock también conlleva un coste extra, al tener que mantenerlo en el almacén.

Stock de ciclo. Este es el stock que permite a las empresas abastecer la demanda normal de sus clientes. Sin contar con circunstancias imprevistas o extraordinarias.

Stock sobrante. Son todos los productos que no hemos podido vender. Pero dado que almacenarlos también tiene un coste, debe buscarse la manera de deshacerse de ellos lo antes posible.

Stock muerto. Además de las existencias que han sobrado, en ocasiones también podemos tener un stock de productos obsoletos o viejos, que ya no pueden venderse.

Stock especulativo. Si se cree que aumentará la demanda de un producto en concreto, debe existir un stock especulativo de este.

Stock estacional. Similar al especulativo es el stock estacional. Éste debe controlarse cuando se cuenta con un producto que se vende de forma masiva en determinados meses o días del año.

Stock de recuperación. Son todos los productos usados que pueden volver a reutilizarse total o parcialmente.

Tipos de stocks según su fecha de caducidad

Estas existencias pueden clasificarse en función de si los productos tienen fecha de caducidad, son perecederos o si son imperecederos.

Stock perecedero: En este stock incluiríamos toda la mercancía que se deteriora con el tiempo.

Stock no perecedero: El stock no perecedero está compuesto por productos en los que el tiempo apenas tiene impacto.

Stock con fecha de caducidad: Aquí incluimos stock perecedero que deberá retirarse del mercado una vez que supere su fecha de caducidad.

Tipos de stocks según la función operativa

Otra manera de clasificar el stock es atendiendo el día a día de las empresas. De esta manera, podemos encontrar los siguientes tipos de existencias:

Stock físico: Son las referencias disponibles en el almacén de la empresa.

Stock neto: Aquí encontramos el stock físico, pero sin incluir los pedidos de los clientes sin tratar.

Stock disponible. Es la suma del stock neto y los pedidos enviados a los proveedores que todavía no se han recibido.

Stock cero. Este tipo de stock solo se da en empresas con un modelo de producción Just in Time (JIT), que solo trabaja bajo pedido, sin almacenar ningún producto que no tiene ya un comprador.